sábado, 17 de octubre de 2009

Una tarde. Dos chiquillos.

- “¡Vamos, devuélvemelo!”- le dijo por quinta o sexta vez.
Él siguió corriendo.
Ella siguió corriendo.
La gente se apartaba por los pasillos.
“¡Qué descuidada!”- se repetía una y otra vez.
Entonces él se metió en un cuarto y ella entró detrás de él.
El cuarto era pequeño y estrecho y no había más luz que la que entraba de la calle por una ventana.
- “Te he dicho que me lo devuelvas”- Volvió a repetir ella extendiendo su mano.
- “No la tengo”- respondió el- “Se la he dado a Jose”.
Ahora sí todo estaba perdido, y se dejó caer en la pared; “¡Qué descuidada he sido!”.
Él se quedó mirándola y al cabo de unos segundos preguntó: “¿Pero tan importante es para ti?”. Ella sólo le miró y volvió a bajar la cabeza. No dijo nada. Estaba allí, sola, con él, y cuántas veces lo había deseado; y en ese momento le odiaba más que a nada, hasta que…hasta que él se apoyó en la pared a su lado.
Despacio y sin saber realmente qué debía hacer, él pasó su brazo por detrás y la rodeó apoyando su mano suavemente en el hombro. Toda la ira que ella sentía dio paso de nuevo a esa adrenalina la había embriagdo minutos antes cuando le persiguía por los pasillos; la estaba tocando y su cuerpo respondía. Casi estaba temblando y no podía decir nada, ni siquiera podía levantar la cabeza.
Él tampoco dijo nada.
Su mano comenzó a acariciarla el pelo y en un instante recorrió su hombro para llegar al cuello. Ella se sentía cada vez más tensa y acalorada mientras notaba como él pasaba la yema de su dedo índice subiendo por el cuello hacia la barbilla. Una vez allí se paró y comenzó a ejercer una ligera presión que acabó por levantarla la cabeza para mirarla directamente a los ojos. ¿Iba a pasar? Ambos sabían lo que querían…
Entonces se perdió en sus ojos penetrantes y sin darse cuenta, la respiración galopaba contra su voluntad. Él se colocó frente a ella y se acercó dejándola acorralada. Se acercó aún más y pegó su torso al de ella. Ésta no sabía que hacer, en su espalda notaba la fría pared que la sujetaba y en su pecho el calor del musculoso cuerpo que tanto había deseado. Él colocó ambas manos, calientes, sobre la cara de la muchacha y comenzó a bajarlas rozando cada línea de su cuerpo. Después se pararon en la cintura y él dejó caer todo su cuerpo sobre ella, que sentía el peso que la presionaba contra la pared, apoyando la cabeza sobre su hombro. Notó entonces la respiración de aquel muchacho en su cuello y nerviosa se olvidó de respirar. Empezó a verlo todo borroso y la cabeza le daba vueltas; no era capaz de mandar a su propio cuerpo que cogiera aire. Se estaba quedando sin oxigeno. Dejó de ser consciente de lo que la rodeaba y sólo podía escuchar el latido de su corazón que se aceleraba cada vez más y más al mismo tiempo que sus pulmones se encogían. Sintió el tacto de esos labios que ahora besaban su cuello dulce y lentamente y comenzó a subirle una gran presión en el pecho provocando un dolor puntiagudo que iba creciendo; una llamarada del fuego más vivo abrasó sus entrañas desde los pies a la cabeza y cerró sus puños fuertemente sin poder hacerse con su propio cuerpo. Él seguía ahí pegado, ella no podía más, y de un beso pasó a atraparla suavemente entre sus dientes. Con un movimiento brusco tomó una bocanada de aire que llenó sus pulmones saciándola como nunca antes lo había hecho.
… pero ninguno hizo nada. Todo fue muy rápido y sin embargo, para ella el tiempo pareció haberse parado en ese instante.
- “Tenemos que irnos”- dijo él.
- “Sí”- contestó ella.

3 cinceladas:

Rosg dijo...

Me ha gustado tu relato. Hay un punto de inocencia en él y mucha fantasía. Algunos pequeños detalles que se corrigen y ya está como "Ahora sí todo estaba perdido, y se dejó caer en la pared" quiza mejor sería escribir "y se dejó caer contra la pared" o "Estaba allí, sola, con él, y cuántas veces lo había deseado" tal vez sería mejor "Estaba allí, sola, con él, !cuántas veces lo había deseado!. sin la y. Pero esto son pequeñeces que se arreglan con una segunda lectura mas tranquila.

La narración del pensamiento de la muchacha lleva el relato hacia el tema del mes y luego lo terminas de la misma manera inocente con que lo has empezado. Bien.

Marsa dijo...

Tu relato Tachi: Un acercamiento de una pareja, que sobre todo ella, llevaba tiempo esperando. Un tiempo muy corto, en el que las emociones son muy fuertes, como batir de olas contra las rocas, pero igual que estas, al romper, la fuerza quedó en nada. También hay sentimientos ocultos: ¿miedo?, ¿timidez?, ¿cobardía?, no sé pero él corta de repente lo que ha iniciado, al comenzar la posesión de una chica que lo desea, y ella corta con el desencanto de todo su cuerpo. Con un sólo sí, accedió a cortar la vorágine.
Muy emocionante, y al mismo tiempo muy frustrante.
Espero leer el próximo pronto.

AUNQUE SEA SÓLO EN SUEÑOS dijo...

Candorosa fotografía adolescente, fogosa extensión de sensaciones juveniles que no expresan sentimientos, sólo sensaciones violentas, genuinas, veraces.

Felicitaciones, me ha gustado mucho.

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009