lunes, 21 de septiembre de 2009

Volver.

…Escogió una esquina concurrida donde tocar su guitarra, colocó en la funda unas monedas para ver si alguien picaba… Y disfrazó de melancolía sus acordes al tiempo que se encogía en su cazadora para resguardarse de la eterna humedad londinense. Hacía meses ya que se había echado a la espalda aquellos sentimientos que tanto tienen que ver con el orgullo, incluso con la dignidad, y se había olvidado de ellos. Como había olvidado también que llegó a Londres con sus ansias teñidas de prosperidad, y un contrato de trabajo en la maleta que nunca se cumpliría.

Quizás hoy no llueva, pensó al tiempo que maldecía a quien, días atrás, le había robado su único y viejo paraguas. Pero se equivocó, no hay día que no llueva en Londres. Y se resguardó bajo la marquesina del autobús, la misma marquesina que le había cobijado otras muchas veces, la misma marquesina que presidía la parada del London bus del que bajaban divertidos los turistas y corrían, agachando la cabeza como si más abajo lloviera menos, a resguardarse en el Covent Garden donde podrían tomarse unas pintas o hacerse unas compras mientras aclaraba la tormenta. La misma marquesina de la James Street donde coincidía con Keith cuando la lluvia se burlaba de Londres.

-Te veo mojado, Pepe –bromeó el viejo Keith, un escocés ciego que tocaba la gaita en la esquina opuesta a la que Pepe tocaba la guitarra.

Y charlaron un rato, como tantas mañanas de lluvia, el uno con su inglés acentuado de inflexiones castellanas salpicadas de andaluz, el otro con ese inglés extraño adornado con el duro acento escocés. En medio de los dos, dormitando como una estatua, el viejo Shaggy, el perro lazarillo del ciego Keith, completaba la usual estampa de aquella parada de autobús de la James Street.

Con las últimas gotas de la tormenta, los dos inmigrantes recogieron sus bártulos musicales y se despidieron, como siempre. Sólo que esta vez el adiós no maquilló una despedida.

-Me vuelvo a casa, Pepe. Mi hermana quiere que viva con ella en su casa de Aberdeen. Me cansé de la lluvia de Londres.

-Siempre me dijiste que llovía más en Escocia.

-Pero aquella es mi lluvia, Pepe, es mi lluvia…

Y tras el abrazo, espontáneo y verdadero, una guitarra y una gaita volvieron a sonar en la transitada James Street, cerca del Covent Garden.

Aquella noche, fría y húmeda en Londres, Pepe se tumbó rendido sobre el destartalado mueble con colchón que hacía las funciones de camastro en el desvencijado apartamento que compartía con un negro de Sierra Leona. Y sin echar siquiera de menos una sencilla cena, el sueño le venció y le transportó al prodigioso mundo que dibuja nuestra fantasía. Y soñó. Soñó con volver, bañarse en luz. Soñó que volvía a su rinconcito del Albaicín, allá en Granada. Soñó. Feliz.

Al final de la noche, la triste luz de la mañana le devolvió a su duro entorno. Y el sueño desapareció para escribirse en el libro de los sueños. Y formó capítulo junto a otros que se titulaban así: París, Yamilca sueña con volver a Cuba; Tejas, Pancho sueña con volver a México; Barcelona, Elías sueña con volver a Chile; Lisboa, Natalia sueña con volver a Rumanía; Nueva York, Ángela sueña con volver a España; Palma de Mallorca, Mohamed sueña con volver a Marruecos; Berlín, Amy sueña con volver a los Estados Unidos…

Volver. Este sueño.

3 cinceladas:

Daniel Turambar dijo...

Dos nimiedades.

"teñidas de prosperidad, y un contrato de trabajo en la maleta que nunca se cumpliría." Yo lo veo mejor así: "teñidas de prosperidad y un contrato de trabajo, en la maleta, que nunca se cumpliría."

"tomarse unas pintas o hacerse unas compras". Vale que se compren cosas para ellos, pero suen más natural hacer unas compras.


Muy acorde con la propuesta musical y muy bien reflejado el deseo de la vuelta con esa "pero es mi lluvia". Cabe además en el certamen de bubok de estas quinciena (hasta el jueves hay plazo). Te animaría a subirlo (pasando del ruido que allí hacemos) y eso que sería un duro competidor.

Gabriel Frau dijo...

Muchas gracias, Daniel, por tu comentario.

Lo de la coma después del contrato de trabajo... buff!! Es evidente que queda mucho mejor como tú dices, pero tengo un problema muy grande con las comas: las utilizo en demasía. Por eso, últimamente, tiendo a evitarlas intentando expresar lo mismo con menos comas. De todas formas, cuando escribí el texto pretendía que el concepto de maleta fuera más amplio: un contrato de trabajo en la maleta... La maleta no es sólo la bolsa cuadrada donde metes ropa. El concepto maleta se asocia, automáticamente, al concepto de viajar. En la maleta llevas ilusiones, risas, recuerdos, esperanzas... Si separaba la maleta entre comas, le otorgaba sólo el concepto de bolsa para meter ropa.

Es evidente que no conseguí el efecto que pretendía. No supe explicar aquello que yo quería.

Lo del certamen de Bubok... Te agradezco el ofrecimiento. Pero como creo que no sólo tienes que escribir en él, también debes leer todo lo que hay, opinar, hacer votaciones, etc., y no tengo tiempo para casi nada, entiendo que escribir sólo sería un acto sumamente egoista.

Marsa dijo...

Queridos amigos, este mes no he tenido mucho tiempo para internet. Pasado septiembre y la racha de visitantes en casa, octubre será más calmado. Me incorporaré de nuevo con el tema próximo. Al grano:
"teñidas de prosperidad, y un contrato de trabajo en la maleta que nunca se cumpliría"
Volvemos al sempiterno tema de las comas:
-¿es correcto colocar una coma junto a la Y con función copulativa? Pienso que en la frase arriba copiada la Y liga dos frases pero no dos complementos del verbo "teñir", y por lo tanto creo que es correcta tal como la has colocado, Gabriel.
- En la frase de la "maleta", la dejaría como está, o en todo caso sólo una coma después de la "dichosa maleta".
Hasta pronto.

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009