sábado, 19 de septiembre de 2009

Mi nombre... no importa

Mi nombre... no importa. No lo entenderíais, vivís en vuestras vidas sin mirar alrededor y cuando os dais cuenta escondéis la cabeza bajo la sombra del remordimiento. Llevo tanto tiempo... que apenas recuerdo el pasado. Me quitasteis lo que fui, cuanto soy y mi futuro.

Maldigo la hora en la que caí en vuestras manos. Una luz cegadora brillando sobre un cielo oscuro y un golpe profundo, atronador que retumbaba dentro de mi ser y me hizo estallar en mil pedazos. Solo recuerdo ese leve instante de dolor, porque los siguientes fueron de amargura. Encerrado en una urna de cristal, con luces constantemente iluminándome. Maltrecho bajo los focos incandescentes que me quemaban por fuera, y los murmullos a mi alrededor. Una y otra vez. Cuerpos que se movían entre cortinas. Blancos, rectos, con cabezas cuadradas y un inmenso ojo por rostro. Como cíclopes cruzados con mastodontes envueltos en un rancio hedor: eso es lo que sois.

No podía respirar, por más que el espeso aire intentara llenarme. No podía hablar, por más que me forzara para emitir algún sonido. Intenté recoger fuerzas de todas las partes de mi cuerpo, para que en un momento de valor rompiera los amarres que me sujetaban. No pude, estaba agotado y con miedo. Y vosotros ahí, mirándome, escrutando el más pequeño de los rincones que hallabais en mi cuerpo. Exhausto me rendí, el cansancio doblegó al coraje; el miedo a la esperanza; el sufrimiento a las ganas de existir.

No recuerdo el tiempo que estuve conectado, solo los cables; el frío y pequeño acero cortante; los débiles pulsos eléctricos recorriendo mi interior y la desidia al creerme muerto ¿O tal vez lo estuve? Ya no sé si soy un ser vivo o estoy inerte tumbado en una camilla, esperando ser almacenado como otro más. Ya no sé si escapé mientras apagabais las luces y me transportasteis de nuevo, o soñé que lo hacia al ver el túnel y la brillante luz que me llamaba. Sé que la muerte tiene que ser parecida a existir lejos de los tuyos, escondido entre la podredumbre y sin techo donde cobijarse. Huyendo constantemente de cualquiera que se acerque, apartando la mirada para que no te reconozcan y ocultándome de los días que este extraño Sol obliga.

Ahora estoy aquí, alejado del bullicio de la ciudad y sentado a orillas de este insalubre cauce, donde, durante un breve lapsus de tiempo, imagino que veo entre las estrellas la luz anunciadora de la vuelta a casa.

(Corregido, 20-09-09)

5 cinceladas:

Gabriel Frau dijo...

Está muy bien escrito, Jesús, y el tempo es correctísimo (y lo destaco porque quizás su importancia en la lectura sea lo más destacable). Pero te falta originalidad.

Cuida esos acentos.

Daniel Turambar dijo...

Añado un detalle a lo dicho por Gabriel.
Cuando dices "o estoy muerto tumbado en una camilla", por evitar la repetición de muerto podría " o permanezco inerte en una camilla" o algo así.

Jesús Soto dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Jesús Soto dijo...

Perdona Gabriel, cómo marcha Deberíais ir a la guerra, mi Señor, estoy desconectado de bubok y recordé que te lo publicarían por septiembre.

Gabriel Frau dijo...

Gracias por preocuparte por mi novela, Jesús, pero no había ninguna fecha de publicación. Lo cierto es que me engañaron desde la editorial, y no quise sucumbir a sus exigencias (ni quise, ni pude). Así que, al final, sigo de peregrinación con mi novelita bajo el brazo.

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009