jueves, 20 de agosto de 2009

Un primer abrazo con magia.

Era sábado, y un sábado para la cultura. Dos estupendas actividades: una reunión de aficionados a la escritura creativa y una pequeña peregrinación a Valldemosa repartidos entre dos automóviles y a través de campos de almendros en flor. El motivo de la peregrinación era ver y oir una manifestación poética: la lectura de poemas, por sus autores; algo de danza y un cantautor con su guitarra. Nosotros, los peregrinos que viajábamos en uno de los coches, pudimos disfrutar poco de la poesía: éramos tres forasteras y un mallorquín medio sordo, y aquella poesía, creada en cerebros mallorquines y en su lengua, sólo nos llegaba a ráfagas. La danza tuvo su encanto, y la canción perdía interés por su desafinada interpretación. Y todo terminó con un “pa amb oli” con su chicha, y sin una pizca de alcohol: cervezas sin y zumo de tomate. Rico y barato, pero mejor aún, buen humor y destellos de ingenio.
La vuelta, con revuelta. Un poco perdidos, conseguimos llegar a nuestras casas algo más tarde de lo que esperábamos.
¿Dónde apareció la magia?.
Durante la reunión, con un buen ambiente, y con “el duende” (¡es mucho duende!), que si acude lo noto: mi decir se hace arte en cierta manera y surge sin esfuerzo algo así como una buena expresión con un toque de buena interpretación (hace demasiado tiempo que no tengo abuela). Y cómo aquel ser y aquel estar exigían respuesta y la hubo, surgió el encantamiento.
En el espectáculo de Valldemosa: sus luces y sus sombras; la cena encantadora, el viaje de vuelta muy divertido con carcajadas constantes entre las mujeres y “morritos”, también constantes del conductor.

Una vez en casa y a solas, como brotes tiernos de un árbol, fueron surgiendo emociones indescriptibles. Mi cuerpo parecía una caja pequeña, o no lo suficientemente grande, para albergar mi respiración, mi circulación, la vorágine de mis pensamientos y los latidos de mi corazón, ya bastante renqueante, pero empeñado en latir lo más fuerte y acelerado posible.
¿Qué era aquello?. ¿Qué me estaba pasando?.
En medio de todo aquel tornado, aparecía un nombre y una imagen: los del mallorquín medio sordo y conductor de la expedición. ¿Cómo era posible?.
Pánico, sentí pánico. Aquel hombre me gustaba, me gustaba muchísimo, ¡podía enamorarme de él!. ¿Yo?, ¿a mi edad?. ¿Qué haría con todo lo demás?. Oí la voz de aquella mozuela, la Chincueti, que cantaba: “no, no ne l’etat, no ne l’etat per amarti” y el miedo se hizo inaguantable. No pegué ojo en todo la noche. Tenía los pies helados y las axilas me sudaban. Fui a mirar el calendario y vi que teníamos luna llena desde hacía dos días. La redondez de la luna contrastaba con las aristas de mis sentimientos. Ella estaba influyendo de forma negativa en mi ánimo. ¡Lo que me faltaba!.
Esperé y esperé, esperando con desesperación toda la noche, para poderle llamar y expresarle mi angustia. Lo desperté a las ocho y media con un caudal de palabras sin aparente sentido: sorpresa, miedo, edad, no planeado, inesperado. Pero no debían ser tantos los despropósitos porque a pesar de haberlo sacado del sueño, captó la situación y mi estado.
-No te vas a volver loca -dijo. Lo entiendo, lo comprendo todo. Vas a tener una semana para aclararte. Podemos tener una amistad “preciosa”. Un fuerte abrazo.
El primer abrazo era por teléfono, pero fantástico.
Casi me quedé sin voz:
-¡Vale!. Ya veremos. Un abrazo -le contesté
Mi abrazo era pequeño y asustadizo, pero lleno de magia.

La magia duró un año. Fue demasiado "vivir sin vivir en mí" como para convertirse en hábito. Pero fue.

2 cinceladas:

Rosg dijo...

Lo has contado con tanto entusiasmo y tan bien que hasta me ha emocionado.

Un relato precioso. No sé si hay algo que se pueda mejorar, puede que si, pero no me he dado cuenta.

Saludos.

Marsa dijo...

Gracias amiguita. Besos.

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009