sábado, 11 de julio de 2009

SUBIR AL CIELO







Hay lugares que, solo con verlos, ya nos resultan mágicos e inolvidables. Lo que transforma un paisaje o un rincón en único y personal puede no tener nada que ver con su belleza, o las maravillas arquitectónicas que se encuentren en él: somos nosotros los que los transformamos en especiales debido a lo vivido en ellos y cómo y con quién lo hicimos.

Subiendo por la cuesta, cargada con mi mochila y sudando la gota gorda, yo supe que aquel lugar era mágico nada más respirar el primer soplo de aire. Llegó hasta mi garganta, desde mi nariz, cargado de deliciosos aromas a hierbas silvestres, a frondas frescas, a gotas de agua salpicando en la cascada río abajo, a musgo, a hongos. Y en mis ojos titilaban pequeñas motas de luz bailando entre las hojas de los grandes árboles, acompañando el vuelo de pequeños insectos en su ir y venir frenético.

La cuesta era empinada, las raíces de los grandes árboles asomaban por el suelo en busca de espacio para seguir creciendo. Caminábamos hacia arriba y el río, por llevarnos la contraria, tal vez, murmuraba en su caída casi en picado y suspiraba en los remansos, como dormido. Tardamos horas en llegar a la cima. Pero nuestra meta era gloriosa. El gran circo se extendía hasta perderse de vista, un valle de hierba rala entre roca, con una preciosa cascada cantarina al fondo. Los altos montes aún subían hacia el cielo, a pesar de la altura a la que habíamos llegado. Algunos valientes continuaron su camino en busca de la cumbre. Yo me desplomé sobre la verde pradera, junto al río; boca arriba y tapando mis ojos con la mano, contemplé el azul intenso del cielo sobre mí. Luego los cerré y dejé que todos los sonidos y los aromas llenaran mis sentidos. Fue como volar. Como salir de mi cuerpo y ser flor, y nube, sol y agua, brisa y ave, tierra cálida y roca fría.

Me olvidé de todo, lo que era yo se hizo naturaleza y las dos fuimos una. Creí que no podía desear nada más pues ya lo tenía todo. Pero no era verdad. Antes de abrir mis ojos algo se interpuso entre el sol y yo y se hizo la sombra. No me dio tiempo para pensar. Sentí un roce cálido en mis labios, leve, dulce. Necesité un segundo para darme cuenta de que era un beso. Cuando abrí mis ojos contemplé otros, tan cerca, que parecían un reflejo de los míos. En ellos pude ver pintada alegría, un poco de ternura y algo de guasa. Lo abracé y resbalamos por la hierba entre risas.

De vez en cuando, algún olor, algún brillo entre las hojas de los árboles, me recuerda aquel día. Y si cierro mis ojos, vuelvo a vivir aquel momento en aquel lugar, que se transformó en mágico gracias a aquel beso sorpresa, de alguien de quien yo hacia tiempo que lo esperaba.

6 cinceladas:

Marsa dijo...

Querida amiga, ayer te dejé una cincelada, y algún despiste habré tenido porque ahora veo que no se editó.

Te decía con más palabrería que ahora, que me gustaba tu narración, y que poco había que cincelar. A mi parecer, la última frase se podía pulir un poco; algo como lo siguiente:
de alguien a quien yo hacía tiempo esperaba.

Un beso.

Rosg dijo...

Hola tocaya, gracias por tu cincelada. Creo que no he sabido explicarlo bien, tal vez, pero quería decir que yo esperaba el beso, no a la persona, desde hace tiempo. Si cambio mi frase por la tuya, creo que tendría otro significado diferente al que deseaba darle.

Un besote.

Jesús Soto dijo...

Hola Rosg,

el texto adquiere más belleza cuanto más avanzas en él, con un final redondo. Comparto tu opinión en la frase final. En caso de retocar miraría el comienzo. Una cantidad excesiva de "que" entorpecen la atención.

Creo que al segundo párrafo podría darsele más riqueza incorporando algún signo de puntuación distinto de la coma. Es un recurso que resulta muy útil con las repeticiones.

En la frase del tercer párrafo: "y, tapando mis ojos con la mano contemplé el azul intenso del cielo sobre mí", ¿no falta una coma?, ¿qué sentido tiene la coma después de "y,..."

Y no sé si habría que mirar las expresiones del penúltimo párrafo: "lo que era yo" y "lo que ya".

Saludos

Daniel Turambar dijo...

No añadiré nada. Muy bonito. A todos los que alguna vez subimos por un paraje similar nos has traído grandes recuerdos, y seguro que a los que no les has motivado a buscarlos. ¿Se puede pedir más a un relato?

Marsa dijo...

Sí, amiguita, creo que perdí el hilo. En el comentario que no se editó, compuse una frase con la misma intención que ahora tu explicas, sí estaba clara, fui yo la que me lié en el último instante.

A mi me gusta mucho tu forma de expresarte y no deseo de ninguna manera que cambies nada por una cincelada mía. Voy a ver si me aclaro, y con todo mi respeto y cariño.

Tu frase: "gracias a aquel beso sorpresa, de alguien de quien yo hacía tiempo que lo esperaba."

Le doy unas cuantas vueltas e intento limpiarlo de partículas gramaticales como: "DE alguien DE quien"; el artículo YO, y el "QUE LO esperaba"

Lo trabajo un poco y... "gracias a aquel beso sorpresa que yo, desde hacía tiempo, de él esperaba.

De todas maneras ponlo tú como te guste. ¡No faltaría más! Besazos.

tachi dijo...

Hola, yo acabo de llegar al blog así que soy nueva ;D.

Me ha gustado bastante, creo que el texto expresa muy bien los sentimientos haciendolos llegar con fuerza al lector. Es muy emotivo.

Me parece una buenísima elección para el tema, los recuerdos siempre son en parte mágicos.

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009