sábado, 4 de julio de 2009

EN JAPON

EN JAPON

Este día está resultando para mí bastante enfollonado.

Cuando terminé la limpieza de mi casa, que ¡aquel zoquete me la dejó como me la dejó!, sentí la llamada del espíritu Zen; me puse mi kimono nuevo, mi hermosa peluca adornada de flores de almendros (para conjuntar con el kimono), y me fui en busca de mi pretendiente; ya sabéis, el señor Kakuzo. Lo busqué en la pagoda, en el pabellón de bambú, en el palacio de malaquita, debajo del puente de madera de sándalo, y bastante asustada decidí buscarlo en el fondo del estanque; me desvestí (me quedé sólo en camisa de fina seda color mandarina), y me arrojé al agua. Estuve buceando, mirando por si se había ahogado el más sensible de los humanos, pero nada, mi adorador no aparecía.
Yo no sabía que los peces de colores son tan brutos, ¡qué voraces los tíos!; salí del agua mordisqueada como la manzana de un colegial, despellejada como una anguila...¡todo por salvar la vida de mi amigo Kakuzo!. La camisa de seda color mandarina estaba hecha un trapo, me la quité detrás de un macizo de hortensias y empecé a llamar quedamente: KAKUZO, KAKUZO, KAKUZOOOOOOOOOO.


Al principio no me atrevía a gritar, por aquello de resultar ordinaria, pero estaba hasta los mismísimos. Con lo arregladita que me había puesto, ¡cómo había terminado! De los polvos de arroz no me quedaba nada, la pintura de los ojos y la boca, corrida; la piel carcomida... ¿hay que hacer todo esto por un enamorado? Me senté en la piedra angular de la cueva del Drac y llorè, y llorè, y llorè (bueno, tanto no), y como los sentimientos se trasmiten por ondas expansivas, ¡AL FIN! me oyó el pobrecito.

-Rosa, Rosa, estoy aquí, bajo las hojas de otoño: las rojas y las doradas que, esparcidas por el viento, se asemejan a pensamientos. Ven adorada. ¿Qué te ha ocurrido que te veo demudada? y... ¿qué tienes en la cara que irritada se te ve?

"Viste el rey ropas brillantes y luego hace desfilar cuatrocientos elefantes"... (¡Ay! eso no es de aquí). Pero sea de aquí o sea de allá, el alterado Kakuzo me llevó al templo y me ha tenido todo el santo día meditando. Ahora he podido escabullirme y aquí estoy como veis.

M.R. COMAS

7 cinceladas:

Diegus dijo...

Hola Marsa, me gusta tu texto. Un par de cosas que veo:

8ª línea comenzando por abajo

"y cómo los sentimientos se trasmiten por ondas expansivas, ¡AL FIN! me oyó el pobrecito."

Y última línea

"Ahora he podido escabullirme y aquí estoy cómo me véis."

Esos "como" creo que van sin acento.

Marsa dijo...

De completo acuerdo, corro a coregirlo. Muchas gacias, Diegus.

Jesús Soto dijo...

Hola Marsa,
me cuesta entender la historia, si no se pretende más que plasmar los felices recuerdos de la narradora. A parte de eso, un par de apuntes:

Cuando dices "¡qué voraces, los tíos!" parece que no suena bien con la pausa de la coma. En la siguiente línea abres un ¡ pero no lo cierras. Y, otra cosa, el "...? y ¿qué...", no quedaría mejor o poner alguna coma o meterlo dentro de una sola interrogación: ¿Qué te ha ocurrido que te veo demudada y qué tienes en la cara que irritada se te ve?.

Saludos.

Marsa dijo...

En mi respuesta a Diegus: ese "coregirlo" es, desde luego: coRRegirlo.

Jesús: este texto lo he traido, por el tono humorístico que tiene. Forma parte de una narraciòn más amplia que escribimos varis amigas "a la limón".

Los ¡¡¡ no están completados porque estoy utilizando, desde el día 6 un Mac de mi hija, a la que vine a ver a París (donde me encuentro) y, comprado en USA, han tenido que habilitarle el teclado al castellano. Creo que las ¡¡¡ están sin las compañeras, aunque veo que las encontré, y las volví a perder.

La , en la frase que apuntas:"¡qué voraces, los tíos¡" la voy a quitar; como apuntas, creo que queda mejor sin ella.

El dejar las dos frases con sus propios interrogantes o como copulativas, con un sólo par de ellas (¿?)... No sé que decirte... oigo la voz imaginaria de Kakuzo preguntándome, y no me suena a dos copulativas encerradas en los mismos signos... tal vez la corrija con ... entre ellas.

Te agradezco mucho tus cinceladas.

Rosg dijo...

Jajaja ... Marsa, el relato me encanta!. Si mal no recuerdo, continua ... hubo una época gloriosa en la que disfrutamos un montón. No le hago cinceladas, pues ya las han hecho. He vuelto a sonreir leyéndolo.

Un beso.

Daniel Turambar dijo...

Hola, aquí unas sugerencias desde mi punto de vista.

"que aquel zoquete me la dejó como me la dejó"
Creo que suena mejor que "aquel zoquete me dejó como me la dejó", es más sencillo de leer sobre todo en voz alta y con cierto ritmo (que creo que tiene la protagonista) No es que esté mal, pero el primer la tan cerca del aquel y del zoquete da mucho meneo a la lengua (leed en voz alta).

"Lo busqué en la pagoda, en el pabellón de bambú, en el palacio de malaquita, debajo del puente de madera de sándalo, y bastante asustada me desvestí"
¿Eins? ¿Lo busca y se despelota? Vale luego seguimos leyendo y nos enteramos del motivo, pero creo que habíra sido mejor avisar al lector, "Lo busqué en la pagoda, en el pabellón de bambú, en el palacio de malaquita, debajo del puente de madera de sándalo y bastante asustada al pensar que pudiera estar en el lago, me desvestí [...] y me arrojé al agua"

"¡qué voraces los tíos!"
Hace perder verosimilitud, te saca del relato. Vale que no estemos ante una japonesita sumisa, y que tal vez sea de esta época, pero ¿para qué romper la magia? ese "tío" lo cambiaría por otra cosa, deja el sopetón para luego.

"¡todo por salvar la vida de mi amigo Kakuzo."
Cierra la admiración :)

"Al principio no me atrevía a gritar, ..."
¿Y qué acabas de hacer? Esta frase deber ir antes de "lo empecé a llamar".

Por lo demás muy divertida la historia Marsa.

Marsa dijo...

Amigos tengo incorporadas a mi lenguaje algunas frases usadas en Andalucía, y este "me la dejó como me la dejó", se refiere siempre a la cocina.

No intentaba una escena romántica de japoneses delicados, porque en este guión de cine escrito entre varias amigas, la aturdida mujer que busca a su enamorado, es directora de un film que se rueda en Japón, y el resto del equipo de rodaje la ha metido en una aventura con un supuesto pretendiente, Kakuzo.

Lo que intentábamos era reírnos, y lo conseguíamos.

Tocaya linda, pensando en ti, y para que lo pasaras bien recordándolo, lo traje.

Daniel, muchas gracias, a ti y a todos. Ahora veré como meto en vereda a esta andaluza que en Japón dirige una peli y al mismo tiempo actúa. Debía ser uno de estos rodajes cuyos guiones se van desarrollando según van rodando

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009