domingo, 10 de mayo de 2009

Por las calles

Nos dijeron que aguantásemos en la barricada, que los rusos no llegarían hasta la posición. Nuestro cabo insistió en la defensa a toda costa: que la posición era fuerte y nada podría con ella. No nos dijo nada de un tanque apuntándonos. En el primer disparo cayó. Lo tuve delante, con su cara inexpresiva frente a la mía. Al segundo disparo todo cambió, mis oídos dejaron de oír y el montón de sacos donde me resguardaba saltaron dejándome la visión del grupo de asalto abalanzándose disparando con sus metralletas. Salí corriendo, sin mirar atrás.

Corría de un lado de la calle a otro. El pelotón donde me asignaron había caído, y los pocos que sobrevivimos a los disparos del tanque nos dispersamos entre las calles protegidas por la barricada. Hui, no miré quién de mis compañeros aún quedaban en pie, sólo reaccioné a recoger el fusil y el casco y salir corriendo. Tras de mí, los disparos de las ametralladoras me silbaban en los oídos y las balas se incrustaban en las paredes de los edificios. Tuve suerte de no resultar herido, aun sintiendo las esquirlas del cemento golpeándome en la cara. Al terminar la calle me libré por completo del grupo de asalto, pero el ruido era ensordecedor y no sabía por dónde correr.

Desde la mañana las calles estaban completamente vacías, los pocos habitantes de los edificios se escondían en los refugios antiaéreos; mis padres también, o por lo menos eso me dijo el cabo, cuando pregunté por ellos. Tenía miedo, corría de una puerta a otra, intentando encontrar alguna abierta donde cobijarme. Los pocos edificios en mediano estado las tenían cerradas y los otros daba igual: nos dijeron que no sería seguro refugiarse en ellos. El día anterior un compañero intentó guarecerse durante el bombardeo en un edificio medio derruido. Él aseguraba que los aviones no malgastarían sus bombas apuntando a un lugar en ruinas, en contra de los reiterados sermones del cabo, que conseguía la atención con un vergonzoso tirón de orejas. Las bombas no cayeron sobre él, pero el edificio terminó derrumbándose por las sacudidas de las caídas en los alrededores.

Tenía sed y no me quedaba agua. Por las calles del este empezaron a aparecer los rojos. Me escondí en un pequeño portal, intentando que los rusos al principio de la calle no me viesen. Dispararon a una puerta y entraron en la casa. Sabíamos que asaltarían casa por casa, matando a los viejos y tullidos y violando a las mujeres: les daba igual que fuesen niñas que viejas. Yo aproveché mientras estaban entretenidos para salir corriendo en otra dirección. Llegué exhausto hasta la gran vía que daba al Reichstag; al fondo, los comunistas enarbolaban la bandera roja y los tanques se exhibían a uno y otro lado de la avenida. No parecía que quedase nadie. Me dejé caer apoyado en la pared, sentándome con las rodillas recogidas hacia el pecho. Me tapé los oídos para no oír el estruendo de las bombas y el afilado corte del aire de las balas. Entonces miré mi fusil en el suelo y lo cogí. Lo coloqué entre las piernas, con el cañón apoyándose en la pequeña nuez, empujando tan fuerte que sentí la falta de aire. Llevé el dedo hasta el gatillo acariciándolo suavemente, como el cabo nos había dicho, y apretando los párpados cerrados pensé: ¡dispara con todas tus fuerzas!.

Sentí un golpe seco en la mandíbula, el cañón me empujó la barbilla hacia arriba y choqué la cabeza contra la pared. Abrí los ojos y observé a un viejo gritándome con mi fusil en su mano. Me cogió del abrigo y tiró con vigor levantándome casi en peso; no es que necesitara mucha vitalidad para enviarme de un empujón a la otra orilla de la calle; durante quince días apenas habíamos comido algo decente y mi altura no llegaba a la media de los jóvenes de mi edad. Me llevó hasta una puerta abierta y nos introdujimos en el interior. Tenía un sótano alejado de la entrada y los muros parecían fuertes; las bombas resonaban débilmente en su interior, se notaba que lo habían preparado.

Al entrar, vi muchas personas, la mayoría mujeres, entre jóvenes niñas y ancianas; también había hombres y jóvenes como yo. Me empujó a un rincón, junto a una anciana. De repente se oyó una algarabía en la entrada: ruidos, disparos y gritos. La vieja me agarró y empezó a quitarme el abrigo y el uniforme, los tiró y me recogió entre los brazos. En la puerta el anciano, que me había levantado, alzó las manos balbuceando algo que apenas logré entender, se apartó y un sargento ruso entró, nos apuntó con su revólver y miró en derredor. La escasa luz que iluminaba el sótano daba sobrada cuenta de cuantos estábamos recluidos. Lo miré fijamente mientras notaba los brazos de la anciana que me acurrucaban en su regazo. No experimenté miedo, no sabía que estaba diciendo, y, aún así, no sentí miedo. El sargento hizo entrar un soldado con un fusil y se retiró. El soldado era de la edad de mi hermano, que poco tiempo atrás habíamos enterrado. Como él, lucía un imberbe rostro y aires de gallardía; aunque parecía más asustado que nosotros.

Durante un momento el techo dejó de temblar, los voces de los pisos superiores dejaron de entrar por la puerta del sótano y el ruido de la balas dejó de oírse en mi cabeza; se hizo un silencio sepulcral y, entonces, me dormí.

18 cinceladas:

Jesús Soto dijo...

Omitiendo los errores ortográficos que siempre cabalgaran conmigo (cada uno tenemos nuestra cruz), en el presente texto he pretendido mostrar unas cuestiones de las que quisiera preguntaros. Iré atajo:

Rapidez. Al reiterar el verbo correr busco que el lector se sienta corriendo el mismo. Sin embargo, abuso mucho de las comas para añadir adjetivos y explicaciones que sitúen al lector, y de frases un poco largas. No obstante, ¿se puede conjugar el uso de frases larga con la sensación de rapidez? ¿Consigo la sensación de rapidez de esta forma?

mortfan1 dijo...

Sí, consigues la sensación de rapidez. No, más bien, de apresuramiento, es decir, que el hombre va a toda prisa aunque el mundo a su alrededor vaya lento. No sé si me he explicado bien.
He encontrado estas cuestiones para mejorar:
1- Las bombas no le cayeron en cima, pero el edificio termino... yo lo escribiría así(y es sólo mi opinión)
Las bombas no cayeron sobre él(encima va tojunto;D) pero el edificio acabó/terminó por derrumbarse a causa de las sacudidas de los alrededores.
2- No me quedaba agua y tenía sed. Aquí yo pararía un poco la acción con un punto. La sed es algo importante. Creo que quedaría mejor así:
Tenía sed. No me quedaba agua.
3- alfeizar de la puerta: el alfeizar es la parte baja de las ventanas. Puedes decir el quicio de la puerta o el marco de la puerta.
4- No parecía que quedásemos nadie: más bien sería, No parecía que quedase nadie.
5- Se notaban que lo habían preparado, sería, Se notaba que lo habían preparado.

Por lo demás creo que bien. Sí das sensación de prisa y el texto es un poco agobiante en ese sentido(pero vamos ¡como debe ser!)

Jesús Soto dijo...

Hola morfan,
1. Tienes razón, eso además evita un leismo innecesario.
2. La frase funciona con el personaje (lo explicaré más adelante) y por ello creo que resulta más creíble con la conjunción.
3. Cuando lo escribía me saltaron las dudas. Según la rae:

quicio - parte de las puertas o ventanas en que entra el espigón del quicial, y en que se mueve y gira.
alféizar - Vuelta o derrame que hace la pared en el corte de una puerta o ventana, tanto por la parte de adentro como por la de afuera, dejando al descubierto el grueso del muro.

¿lo correcto sería alféizar?
4. Correcto.
5. El tipo de faltas más común que acumulo en mis escritos.

Corregidas las observaciones. (Gracias morfan)

Otra cuestión:
La niñez del protagonista. La mención de los padres pretende expresar el deseo del niño por saber el paradero de su familia. Si lo unimos a que la vieja lo acurruca entre los brazos y el se siente protegido: ¿consigo que el lector lo visualice como un niño? La mención de su altura y de llamarse a si mismo joven (a modo de eufemismo), cuando su hermano mayor ya resultaba muy joven ((...) lucía un imberbe rostro), las incluyo por miedo a no ser suficientemente claro, sin llegar a ser explícito.

mortfan1 dijo...

Eso no lo había visto, no me había fijado, tienes razón. Lo de la juventud de él, en cierto modo, el acunarlo la vieja... sí, como un niño. Es verdad.
En cuanto a quicio o alféizar... Alféizar se suele usar para referirse a las ventanas a la parte de abajo, donde te apoyas para mirar por la ventana o donde se ponen las macetas, por ejemplo. Por eso creo que quicio o marco simplemente, quedaría más claro.
Ya te digo que el texto es bueno, las faltas es algo que se nos puede pasar a todos.

Daniel Turambar dijo...

1 Lo del ataque del tanque me suena mal, léelo en voz alta y verás. Creo que poniendo la aparición del tanque queda claro que les da estopa y queda más suave.

2 El primer punto y coma lo pondría como coma y el sengundo como punto. Una vez más leyéndolo en voz alta puede que te ayude si te plantea dudas (aunque puntuando no soy un crack, lo hago notar).

3 Creo que el primer párrafo mustra bien la confusión del ataque. :)

4 s refugios antiaéreos: mis padres Mejor con un punto en lugar de dos.

5 El segundo párrafo ralentiza un poco la acción, pero aporta el dato de la juventud del chico (adolescente?)

6 Coincido en lo del agua. "Tenía sed. No me quedaba agua" Y con lo del alféizar, mejor el quicio o directamente en un portal.

7 "Sabíamos que asaltarían casa por casa, " ¿pero no estaba sólo? :)

8 "con el cañón apoyándose en la nuez" mi incipiente nuez reforzaría la juventud del chaval.

9 Muy bueno el momento suicidio.

10 Me falla el final, ¿me dormí?, ¿no sería mejor me rendí al cansancio o algo así?

Jesús Soto dijo...

1.Respecto de las puntuaciones... no sé... sigo creyendo que están bien.

2.En efecto, portal es más adecuada.

3.No digo que "Tenía sed. No me quedaba agua" no sea más adecuada, digo que eso no lo diría un niño. Pero posiblemente tampoco diría alguna de las otras frases. No obstante me quedo con la mía.

4.Sabíamos que asaltarían casa por casa, hace referencia a cuando le dieron las instrucciones, anterior al ataque, aunque en el momento que vio el asalto al edificio estuviera solo recordó la instrucción. Sigo pensando que es correcto.

5.Respecto del final, es sencillo, como un niño. Al final los alemanes llegaron a utilizar niños para defender Berlin. Trato de reflejar el miedo, angustia y sencillez de un niño obligado a luchar.

Corregidas algunas observaciones. Gracias Daniel.

Daniel Turambar dijo...

Está claro, al final tú tienes la última palabra. Pero creo que lo de que sea un niño o un adolescente no queda del todo claro, tal vez habría que dar alugna pista más o simplificar un poco el lenguaje. Pero el texto está mejorando. Felicidades.

Argos dijo...

Cosillas muy sueltas:

- ¿decían "comunistas" los alemanes, los soldados y la población? Me ha chirriado un poco. Mis Hazañas Bélicas de juventud creo que no. En los muros de las calles de mi infancia había pintadas de cuando se llamaba a alistarse en la División Azul que decían: "Rusia es culpable". Y lo poco que he leido (reportajes periodísticos, alguna novela alemana, incluso todo lo de Jorge Semprún sobre su experiencia en campos de concentración), habla de "rusos"

- "mi difunto hermano". Expresión que no corresponde a la situación.

TEMA: parece una recreación bastante ajustada de lo que dice la foto. ¿Hay algo más? ¿Forma parte de algo más?

Argos dijo...

Párrafo de acción. El primero. Veamos. A mitad de párrafo, hay un salto narrativo hacia atrás. Cuando dices "Nos dijeron que aguantásemos en la barricada... ", por el tiempo de narración y el nuevo tiempo que introduces, sería más claro "nos habían dicho", puesto que transcurre en un tiempo anterior al tiempo pasado que estabas utilizando hasta ese momento.

Pero es que no hay necesidad de dar ese salto atrás. Émpieza el párrafo por "nos dijeron", termina el párrafo y concatena el principio. Así:

Corría de un lado de la calle a otro. El pelotón donde me asignaron había caído, y los pocos que sobrevivimos a los disparos del tanque nos dispersamos entre las calles protegidas por la barricada. No llegué a contar cuantos huimos en desorden; ni cuantos de mis compañeros aún quedaban en pie. Sólo reaccioné a recoger el fusil y el casco y salir corriendo. Tras de mí, los disparos de las ametralladoras me silbaban en los oídos y las balas se incrustaban en las paredes de los edificios. No me alcanzaron; sin embargo, si noté las esquirlas del cemento golpeándome en la cara. Al terminar la calle me libré por completo del grupo de asalto, pero el ruido era ensordecedor y no sabía por donde correr. Nos dijeron que aguantásemos en la barricada, que los comunistas no llegarían hasta la posición. Nuestro cabo insistió en la defensa a toda costa: que la posición era fuerte y nada podría con ella. No nos dijo nada de un tanque apuntándonos. En el primer disparo cayó. Lo tuve delante mio, con su cara inexpresiva frente a la mía. Al segundo disparo todo cambió, mis oídos dejaron de oír y el montón de sacos donde me resguardaba saltaron dejándome la visión del grupo de asalto abalanzándose disparando con sus metralletas.Salí corriendo, sin mirar atrás.-----Corría de un lado de la calle a otro. .... los pocos que sobrevivimos a los disparos del tanque nos dispersamos entre las calles protegidas por la barricada. No llegué a contar cuantos huimos en desorden; ni cuantos de mis compañeros aún quedaban en pie. Sólo reaccioné a recoger el fusil y el casco y salir corriendo. Tras de mí, los disparos de las ametralladoras me silbaban en los oídos y las balas se incrustaban en las paredes de los edificios. No me alcanzaron; sin embargo, si noté las esquirlas del cemento golpeándome en la cara. Al terminar la calle me libré por completo del grupo de asalto, pero el ruido era ensordecedor y no sabía por donde correr.Más detalles: "no llegué a contar ...." Si no vas a dar información al lector, no digas nada.

"no me alcanzaron". Si te alcanzan, se acaba el relato.

Aunque se pretenda dar una impresión de desorden y caos, el lector tiene que ver con claridad. Lo qué, tú verás. Puede ver la calle, puede la escena total, toda la batalla a vista de pájaro, o solo los zapatos del protagonista. Pero no lo desorientes.

Jesús Soto dijo...

Si no te he entendido mal, Argos, creo que he realizado los cambios que dices.

Lo de comunistas era por añadir más sinónimos y no repetir las mismas palabras. Es de agradecer la observación.

Después de releerlo, otra vez, veo difunto como un postizo. También lo he cambiado. Pretendía reflejar el continuo goteo de miembros varones de las familias alemanas que tuvo que reclutar el ejército e incidir de manera indirecta en la niñez del prota.

...¿Hay algo más? ¿Forma parte de algo más?... Hace tiempo que me lleva de cabeza como plasmar la velocidad en un texto y la foto y este blog me han dado pie a ello. Es sólo un ejercicio de aprendizaje.

mortfan1 dijo...

Pues fantástico Jesús. Ésa es la idea, que todos aprendamos un poco más, ya sea defendiendo nuestro punto de vista como aceptando el de los demás.

Oniria dijo...

Aunque he leído los comentarios, igual se me pasa algo, espero no repetirme. Al menos, no mucho ;DD

Me ha gustado mucho la historia, te señalo cosillas (principalmente, ortografía y gramática) por si ayudan a mejorarla:

- "El primer disparo cayó. Lo tuve delante mío, con su..."

Entiendo que, siendo "delante" un adverbio, no puede combinarse de tal forma con un posesivo. Lo correcto sería "Delante de mí", aunque, en este caso concreto, yo dejaría sólo "delante".

- "no sabía por "DÓNDE" (falta tilde) correr"

- En el siguiente párrafo usas dos veces los dos puntos. Personalmente es un recurso del que prefiero no abusar. Te han sugerido "refugios antiaéreos. Mis padres..." Yo también voto por ese cambio, o por el punto y coma, creo que gana, incluso manteniendo el ritmo trepidante.

- "vía que daba al Reichstag; al fondo, los comunistas.." Yo lo pondría así, con el punto y coma, y la coma posterior.

- El párrafo que empieza con "Sentí un golpe..." lo encuentro demasiado largo, englobando como engloba distintas ideas. No creo que gane rapidez, agilidad, el usar bloque único, al contrario. Cortaría en "preparado. PUNTO Y APARTE. Al entrar COMA vi muchas personas..."

- Además, aquí también usas dos veces los dos puntos. El primero lo cambiaría por punto y coma.

- "también habían hombres y jóvenes", es "también HABÍA hombres y jóvenes. Como indica la RAE "Cuando el verbo haber se emplea para denotar la mera presencia o existencia de personas o cosas, funciona como impersonal y, por lo tanto, se usa solamente en tercera persona del singular (que en el presente de indicativo adopta la forma especial hay: Hay muchos niños en el parque). En estos casos, el elemento nominal que acompaña al verbo no es el sujeto (los verbos impersonales carecen de sujeto), sino el complemento directo. Así, oraciones como "Habían muchas personas en la sala" son incorrectas; debe decirse "Había muchas personas en la sala". "

- "nos apuntó con su REVÓLVER" (falta la tilde)

- "habíamos enterrado, como él lucía" yo pondría "habíamos enterrado PUNTO Como él COMA lucía..."

- "más asustado que nosotros. Durante" yo pondría "más asustado que nosotros PUNTO Y APARTE Durante un..."

Las correcciones ortogramaticales (palabro je) son para que las tengas en cuenta. Lo otro, son opiniones, por si te resultan de ayuda. Si no es así, lo ignoras, sin mayor problema. Y, por supuesto, si tienes que corregirme, hazlo, tú, o cualquiera de nuestros compañeros. Estamos para aprender. Un saludo, ;D

Jesús Soto dijo...

Gracias Oniria, atendidas tus sugerencias.

Ahondando un poco más en una de las frases:

"El soldado era de la edad de mi hermano, que poco tiempo atrás habíamos enterrado, como él lucía un imberbe rostro, y parecía más asustado que nosotros"Reconozco que busco encerrar en una sola frase mucha información: el prota tenía un hermano joven, "imberbe rostro" lo utilizo como simil de temprana adolescencia, el hermano está muerto, y lo más probable que por la guerra, el soldado ruso también es un imberbe adolescente, el soldado ruso tiene miedo, y es posible que más miedo que los presos. Por tanto, si utilizamos las frases quitando partes de las comas tenemos:
1- El soldado era de la edad de mi hermano que poco tiempo atrás habíamos enterrado.
2- El soldado era de la edad de mi hermano, como él lucía un imberbe rostro.
3- El soldado era de la edad de mi hermano y parecía más asustado que nosotros.

Si escribo "El soldado era de la edad de mi hermano, que poco tiempo atrás habíamos enterrado. Como él, lucía un imberbe rostro, y parecía más asustado que nosotros", ¿no da la sensación que "y parecía más asustado que nosotros" también se refiere al hermano?

Oniria dijo...

Mmm... igual puede dar lugar a confusión en una primera lectura, en todo caso, aunque no creo que sea grave, enseguida se da uno cuenta. Los muertos no se asustan, sólo cabe que sea el soldado, y es una conclusión inmediata.

De todos modos, yo muchas veces cambio ese tipo de frases, si me molesta la posible confusión. Pero eso, a veces, conduce a una reconstrucción completa de la frase, o a la eliminación de todo o parte. Piensa en ello, en si merece la pena quitarla, o reconstruirla.

Gabriel Frau dijo...

En relación a esta última frase, amigo Jesús, me parece más acertada la opción de Oniria, yo también pondría el punto. Y a mí personalmente no me confunde el sentido.

Por lo demás, sólo quiero comentarte una cosa: has conseguido aquello que prentendías, es decir, velocidad en un texto.

Yo debería practicar más a menudo este tipo de ejercicios.

Incongruente dijo...

Jesús, soy Arquitecto Técnico. No es alfeizar, es quicio o umbral, dependiendo que te refieras a la parte superior del hueco o a la inferior. Das sensación de rapidez tanto en el pensamiento de personaje como en sus movimientos y esa salida final de dormirse en los brazos acogedores de la vieja es casi perfecta, pues reflejan las sensaciones de cansancio, seguridad y abandono. Casi perfecto. Saludos

Jesús Soto dijo...

Gracias por vuestras aportaciones, creo que he ajustado el texto atendiendo a las sugerencias, y sigo aceptando más.

Ya entrados en el tema de la puerta, Incongruente, me aprovecharé de tus conocimientos para intentar mejorar esa frase. Mi intención era reflejar la acción de esconderse en el pequeño portal de una puerta cerrada. Apoyando la espalda, totalmente estirada, contra la puerta y escondiendo la barriga para evitar que ningún botón del uniforme sobre salga de los escasos 10cm de mármol que bordean el marco de la puerta y configuran el portal. Desconozco técnicamente como describirlo, por el diccionario umbral sería el escalón del portal y en el quicio uno no podría parapetarse. Buscando he creído encontrar la jamba como el estrecho lado vertical del portal donde uno puede apoyarse y mirar escondido para que no te vean, como cuando de pequeños jugábamos al escondite. Pero no estoy seguro de como nombrar ese lugar para describir la situación.

Gabriel Frau dijo...

No te bases mucho en los conceptos del diccionario, Jesús (en este caso, evidentemente). Tu texto está dirigido a los lectores, y tienes que describirles a ellos lo que tú quieres que entiendan.

No sé si me explico. Vamos a ver: efectivamente el alféizar es lo que pone el diccionario, como tiene que ser, pero nadie de nosotros lo relaciona así. Ni siquiera un arquitecto técnico. Yo estudié Derecho, por ponerte un ejemplo, y los conceptos técnicos que utiliza el mundo jurídico, en muchas ocasiones no se corresponden con los del diccionario. Así, para hablar en propiedad, no deberíamos decir "le robé un beso", lo correcto sería "le hurté un beso". Pero, para acentuar el sentido de la expresión, se utiliza el verbo robar.

Suelto este rollo para justificar el hecho de que a veces debemos utilizar las palabras tal y como las utiliza la gente. Y, en la calle, el alféizar no está en el hueco de las puertas.

Y que quede claro que soy un fanático del léxico, y que me encanta utilizar palabrar pocos usadas habitualmente. Pero nunca hasta el extremo de que no puedan entenderlas la mayoría de los lectores.

Perdón por el rollo.

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009