lunes, 1 de junio de 2009

Diario de una pubertad

Navegaba el chaval entre dos aguas, transparentes y calmas, pero su inocente entender aun no sabía diferenciar; el tercer año de pubertad y el primero de juventud. Cuando la cruel guerra, entre el acné y la vellosidad, aun andaba dudando a qué bando ayudar, las dudas existenciales, la bidireccionalidad del sexo y el desconocimiento del lugar que cada cual debe ocupar en las relaciones entre un hombre y una mujer, seguían siendo incógnitas irresolubles para una mente que dedicaba más tiempo en entender los cambios que día a día iban aflorando a su externa apariencia que en comprender que, en muy poco tiempo, la vida y su propia evolución le iban a convertir en otro ser muy distinto.

No entendía por qué, pero desde hacía algún tiempo, todo le eran dudas. ¿Salir con Luis, su amigo de siempre, o con Miguel y esas niñas que nunca había podido soportar?. ¡Siempre hablando de muñecas y trapos!. ¡Claro, hacía tanto tiempo que no hablaba con ellas, que no podía tener conocimiento del enorme cambio hacia el futuro que, las “odiosas chicas”, hacía más de un año habían dado!.

Algo le pasaba a su pubis porque desde un tiempo a esta parte le molestaba mucho, igual que a sus axilas. La cara, como un cuenco lleno de arroz, llena de indecisiones, como su alma. Finalmente, decidió escribir en su “diario” todas sus preguntas y, aquella tarde de viernes, se encerró en su cuarto y comenzó lo que en los próximos cincuenta años se iba a convertir en su verdadera vocación.

Así nace a la luz el “Diario de una pubertad”.

6 de Julio de 1.956. Hoy viernes comienzo a escribir todo lo que me está sucediendo y que me preocupa porque mis amigos, no todos, me están dejando de lado. Ya no les gusta jugar al balón; hablan de cosas que no entiendo; miran a esas estúpidas chicas que siempre nos hemos reído de ellas. Les salen pelos por todos lados y a mi me llaman marica. Y como a mis padres no les pregunto porque viven en otro mundo y no me entienden, anotaré todos los cambios que observo en los demás y en mi; si a lo largo del verano veo que soy yo el raro, entonces determinaré qué hacer.

11 de Julio de 1.956. He ido a la piscina del club Nazaret y me he tenido que pelear con Alvaro porque el muy tonto pretendía que me quitase el bañador delante de todos para verme los “pelos sexuales”. Yo no sé aun que son los “pelos sexuales” pero cuando me entere que es una trola, se va a enterar el imbécil ese. Me tuve que ir de la piscina porque como ahora están siempre entre niñas y Luis no ha podido ir hoy, me cansé de nadar y me vine. En casa, me metí en el baño y me miré “abajo”, pero yo no he visto nada, excepto una pelusilla, como la que tengo en los brazos y la cara. ¡Bah! La misma de siempre.

18 de Julio de 1.956. Como hoy era lunes pero fiesta nacional, nos hemos ido toda la familia a la playa. Allí, en la caseta que tenemos, hemos estado con los Campoy y los Vergara. Tremendo día de playa. Mi hermano pequeño y yo y las siete niñas de los amigos de mis padres. Ana, que solo sabía subirse el pecho empujándose el bañador continuamente. Cristina, preguntándome por qué no tengo barba, ni pelo en el pecho. Además, esta niña es tonta en especial; me pidió que nos bañásemos juntos. Cuando estábamos en el agua, me dijo que le enseñase a nadar y me puso una mano en sus muslos y la otra en su pecho; después, riéndose de no sé qué tonterías, hacía como la que nadaba, bateando los brazos y haciendo la tonta. Claro, se escurrió de mis manos y se fue al fondo. Salio pegando esos grititos que tanto me molestan y se me abrazó, quedando su cara a la altura de mis muslos y me tocó por “ahí” y noté una cosa muy rara. Era como una cosquilla que me subía por el estómago. No sé lo que pasaba pero me gustó y me puse muy nervioso. La tuve que empujar porque mi coleta se estaba poniendo muy grande y yo aquello no lo había sentido nunca. A las niñas cada día las odio más.

20 de Julio de 1.956. Hoy me he levantado muy temprano y me ha pasado algo tremendo. He amanecido completamente mojado en la cama. Pero no es “pis”, porque huele fatal y la “coleta” parece que me va a reventar. He soñado con esa tonta de Cristina. Estábamos en la playa de nuevo y volvía a tocarme. Lo que más me molesta es que me gustaba que lo hiciera, pero verle esos ojos de niña espabilada mirándome sonriendo mientras lo hacía, no puedo soportarlo; cada día la odio más. Mi madre, cuando ha descubierto cómo he dejado la cama, en vez de castigarme, me puso la mano en la cabeza y se sonrió. Los mayores ya se sabe...

25 de Julio de 1.956. Ayer, en la radio, me enteré que indultaron a un preso amigo de los Vergara; un tal Calvo Dolz. Dicen que había sido condenado solo porque querían hablar de libertad. Franco estuvo hablando por la radio, aunque no le entendí nada porque mi cabeza solo pensaba en que el domingo 29 iríamos a la playa de nuevo, con los Vergara y la odiosa Cristina.

29 de julio de ...

6 cinceladas:

Incongruente dijo...

Creo que me he equivocado de sitio. Pos buenooo, como no sé borrar, pos ni caso

Daniel Turambar dijo...

Si quieres retirarlo sólo tienes que pedirlo, pero ya que está aquí... :)

Jesús Soto dijo...

Unos apuntes.

El primer párrafo tiene frases muy largas (cuestión que me gustaría explorar) y sobretodo la última frase donde o hay demasiados "que", o falta alguna coma para separarlos.

En el segundo párrafo creo (atendiendo a la rigurosidad de la cual no hago gala y quiero aprender) que no se pone punto después de "?" o "!", cosa distintas si fuera una coma.

Una pequeña tontería: las fechas. Si precisamos el lunes 18 de julio del 56 no correspondería ni con la verdad: fue miércoles, ni con la siguiente fecha domingo 29 de julio (que si es correcta). Una ayuda si se desea ser preciso: http://www.elalmanaque.com/horamundial.htm

¡Ah!, otra cosa. "He amanecido completamente mojado en la cama". No resulta exagerado.

Rosg dijo...

Cuando pensaba en escribir sobre este tema, tenía una idea aproximada a esta en mi cabeza. Claro que desde el punto de vista de una chica.

Al leerte, pensé que ya no tenía sentido.

Tal vez otra vez. Dejando a un lado la parte de la crítica, que yo no domino, lo que nos cuentas me ha parecido interesante.Si hay algunas cosas que yo cambiaría, pero es tu relato y así lo querías contar.

Daniel Turambar dijo...

Un fallo, me temo intrínseco al estilo elegido para relatar la historia: el diario. Está claro que con un diario vamos a tener la informaicón fragmentada y más si es de un chaval al que no le pediremos constancia. Aún así se sigue bien la historia, hasta donde nos la cuentas. De todos modos de ir más allá las anotaciones deberían ganar en detalle, además de en apreciaciones personales.

Incongruente dijo...

¡Dios mío, perdonadme! Tengo demaisadas cosas en la cabeza y poca cabeza para tenerlas; la conclusión es que quedo mal hasta conmigo mismo.
Gracias por vuestros comentarios Jesus, Rogs y Daniel. La verdad es que ese diario que comencé hace tiempo, ahora se ha convertido en una serie de cuentos, pero me temo que son tan edulcorados que no merece la pena dedicarles un minuto en mejorar lo que para nada vale. Fue un buen intento de los muchos que ya llevo. Gracias por vuestras lecturas

Aviso Legal


A los efectos de cumplir los requisitos de información indicados por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información, se incluyen los siguientes datos del Administrador:
* Nombre: Daniel Hermosel Murcia
* Contacto:danielhermu@hotmail.com.
Se avisa que, según la LSSI (Art. 16) cualquier solicitud de retirada de contenidos habrá de ser ordenada por la autoridad judicial competente. Sólo se admitirá conocimiento efectivo de una solicitud tras la recepción de la orden judicial correspondiente.
No se atenderán, con carácter general, peticiones de retirada de contenidos hechos a título individual, si bien se considerarán peticiones de modificación si están debidamente justificadas.Ningún cambio, retirada o modificación de información habrá de ser interpretado como asunción de culpabilidad, explícita o implícita.
El contenido del blog escritorzuelos.blogspot.com se considera protegido por los derechos de libertad de expresión e información, tal como recoge el Artículo 20 de la Constitución.
Las entradas y comentarios vertidos en él serán responsabilidad única de quienes los escriban. El administrador de esta web declina cualquier responsabilidad a tal efecto. La capacidad técnica a disposición del administrador en cuanto a la posibilidad de modificar o eliminar comentarios no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo de tales comentarios.Así mismo los contenidos de los blogs y enlaces son responsabilidad de sus creadores y su enlace no debe en ningún caso entenderse como aceptación, aprobación o respaldo a tales contenidos.
No se guardarán datos personales de las personas que contacten conmigo por email u otros medios, salvo los datos de contacto (número de teléfono, dirección e-mail), que no serán cedidos a terceros bajo ninguna circunstancia. Si desea usted oponerse a tal tratamiento, basta con que lo indique en su mensaje, o bien con posterioridad en la dirección de contacto aportada. Daniel Hermosel Murcia. Mayo de 2009